Libertad de Expresión en la Revolución Bolivariana


Libertad de Expresión en la Revolución Bolivariana
Por: Jorge Mier Hoffman
“El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores”
Simón Bolívar
Con respecto al caso de RCTV… Comparto plenamente los argumentos expuestos por el analista político JotaDobleVe en su interesante planteamiento titulado “En Defensa de RCTV” en http://simon-bolivar-org.blogs pot.com/

En lo personal con respecto a este tema de RCTV y el Gobierno, me recuerda el chiste del marido “cachudo” al que su mujer le era infiel en el sofá de la Sala, y para evitar los cachos vendió el sofá.

El problema no está en la oposición manifiesta de un Medio de comunicación con respecto al gobierno en su línea editorial y su programación; ni se trata del libertinaje que practican algunos conductores, locutores y periodistas con la anuencia de los dueños de los medios… Se trata simplemente de cumplir y hacer cumplir la Ley.

HAGAMOS HISTORIA BOLIVARIANA..!

El 6 de agosto de 1785, The Political Herald and Review de Londres, anunció la llegada de un venezolano que hablaba de la independencia de su país, Venezuela, cuando la conquista y los monarcas contaban con la bendición del Dios Todopoderoso, según el Santo Oficio.

Era la primera vez que la prensa inglesa publicaba “Ideales de Independencia” que contravenían el veto a estos aires revolucionarios que ya se respiraban en el ambiente en los albores de la Revolución Francesa. Recordemos que la iglesia había publicado la Bula Papal que prohibía, so pena de la tortura y la muerte en la hoguera, a todo aquel que fuera denunciado por contravenir los sagrados privilegios de la iglesia y la monarquía… Tanto fue el veto mediático impuesto por los Tribunales de Inquisición ordenado por la Curia Romana, que para 1799, cuando el naturalista alemán Alejandro de Humboldt visitó a Caracas, se sorprendió que en Venezuela no existiera la imprenta, y que todos los libros, que se publicaban en Europa, estaban prohibidos, salvo aquellos que eran autorizados expresamente por un Riguroso Concejo de Censores que dirigían celosamente los sacerdotes de la capital.

El escritor Jorge Zalamea, nos describe cual era la visión sesgada del conocimiento y la información que imperaba en las colonias españolas del Nuevo Mundo:

“Sabido es que uno de los más atentos cuidados de la política española en su América, fue el monopolio de la instrucción. Un peregrino concepto hacía suponer a los gobernantes, que un pueblo ignorante, supersticioso y atemorizado por los castigos temporales y eternos, era de más fácil gobierno que una sociedad capaz de libre e ilustrado juicio. Partiendo de esta idea, los reyes delegaron en el clero el cuidado de educar a las juventudes india y criolla, seguros de que sus ministros sabían mantener a los pueblos de América, en esa dichosa inocencia del entendimiento que ellos reputaban, indispensable para los intereses terrenales de la corona y salvación eterna de las almas americanas. Basta decir a este respecto, que sólo en México y Lima se permitía la enseñanza del derecho de gentes, matemáticas y ciencia náutica; que la instrucción popular se reducía al aprendizaje de memoria de unas cuantas oraciones y cánticos, que indios y negros recitaban sin recibir explicaciones sobre su significado; que la introducción de libros que no hubiesen sido revisados y aprobados por el Consejo de Inquisidores, estaba rigurosamente prohibida, y que en cuanto a lo que en el resto del mundo sucedía, vivíase en una incomparable ignorancia”

Fue con la revuelta promonárquica que se sucedió luego del 19 de abril de 1810, cuando comienza la prensa escrita a transitar libremente por los pueblos de Venezuela… Con el “Semanario de Caracas”, del Lic. Sanz, se comienza a desmontar el tabú monárquico sembrado en las mentes del pueblo, y que era necesario para invocar una auténtica independencia. Sanz se encargó de criticar ese “Poder Divino” que decía la iglesia que tenía la monarquía. Lino Duarte Level nos cuenta, que en su edición de noviembre, este diario se atrevió a publicar un escrito, que por su contenido excomulgó a sus redactores, donde se criticaba al rey de España que era venerado y glorificado por la Oligarquía Conservadora de los Derechos de Fernando VII que se proclamó en Caracas el 19 de abril de 1810.

Lo cierto… es que la libertad de expresión comenzó en Venezuela con Simón Bolívar, cuando inauguró en Angostura el Correo del Orinoco.

“La imprenta es tan útil como los pertrechos y ella es la artillería del pensamiento”
Con estas palabras, Bolívar estaba dispuesto a utilizar el medio de comunicación como su principal arma para internacionalizar la revolución que se había instalado en Angostura (Ciudad Bolívar). Una lucha por la independencia que había sido tergiversada por la prensa internacional como una insurrección de vasallos delincuentes y bandoleros en contra de su Rey Fernando VII.
“No he encontrado un solo norteamericano que hable bien de Usted; los papeles públicos que circulan del uno al otro extremo de los Estados Unidos sólo hacen calumniar y denigrar los actos y su reputación. Sería inútil empeñarse en contener el torrente de mentiras que se publican cada día; y si es que se presentan ocasiones de desmentirlas con los hechos, los directores de periódicos salen del apuro diciendo que ellos nada tienen que ver con los hechos, que lo importante son los principios, y siguen con la campaña de difamación”
Este comentario no fue escrito para el Presidente Chávez, fue escrito en 1827 por Bedford Wilson, un oficial inglés a las órdenes de Simón Bolívar, sobre el ambiente hostil que había encontrado en los periódicos de los Estados Unidos en contra del Libertador.

Un ejemplo de la manipulación periodística lo constituye un clásico pensamiento de Simón Bolívar del 7 de agosto de 1819, que publican los medios de comunicación: prensa, radio y televisión, cada vez que invocan la libertad de prensa para justificar la manipulación de la información:

“El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, ó de cualquier otro modo, es el primero y más estimable bien del hombre en sociedad. La misma Ley jamás podrá prohibirlo”
Simón Bolívar

Pero lo que no se publica, es lo que sigue inmediatamente a ese pensamiento, donde se expresa claramente la aversión del Libertadora Imperialismo Mediático con su inmensa capacidad de destrucción y manipulación de la verdad… Continúa así el mismo pensamiento:

… La misma Ley jamás podrá prohibirlo, pero tendrá poder de señalar justos límites, haciendo responsables de sus impresos, palabras y escritos, a personas que abusaren de esta libertad, y dictando contra este abuso penas proporcionales”
Simón Bolívar

Bolívar creía en la “Información Veraz” y la Moral Republicana en la función educativa y de información de los medios; y para ello enfrentó el imperio de la pornografía mediática que, sin importar la moral pública y sólo por dinero, hacían llegar a los jóvenes mensajes subliminales de vicio, sexo y violencia:

CONSIDERANDO:

Que la conservación y prosperidad de la moral contribuye esencialmente a la de la sociedad; y que los folletos impuros, estampas obscenas y demás de este género corrompen las costumbres de los ciudadanos y conducen a la inmoralidad;

Decreto:

1- Se prohíbe la introducción a estas provincias del Alto Perú de estampas, cajas, sellos y abanicos obscenos y folletos impuros, so pena de caer en comiso los que se aprehendieren.

2- Los vistas y administradores de aduana serán responsables con sus empleos de la infracción de este decreto, y los presidentes, gobernadores y demás autoridades subalternas cuidaran de su cumplimiento.


Dado en Chuquisaca, a 16 de noviembre de 1825.
Simón Bolívar

Bolívar estaba conciente del “PODER” de información y manipulación que tienen los medios de comunicación; por ello, una imprenta formaba parte de los pertrechos que acompañaba la Caravana Libertador por todos los pueblos de América. En Ocumare, cuando fracasó la invasión, los españoles capturaron todo el armamento que abandonaron los patriotas en su huída, entre los cuales se inventarió una máquina imprenta y sus fuentes de letras… El primer periódico de Bolívar publicaba este eslogan que hizo célebre la Revolución Bolivariana:

“Los soldados ganan batallas y el Correo del Orinoco gana la guerra”
Ciertamente, como afirmó uno de sus últimos editores: “El Correo del Orinoco ganó más batallas e hizo más prosélitos que las memorables jornadas de nuestra guerra de independencia”

Bolívar estaba conciente del poder manipulado de los medios de comunicación; razón por la cual dictó un conjunto de leyes para salvaguardar la moral republicana de la impunidad con que los articulistas publicaban la información… Fue todo un legado que desplegó en el Poder Moral Republicano, encargado de velar por la salud mental de los ciudadanos.

“La opinión pública es el objeto más sagrado, ella ha menester la protección de un gobierno ilustrado, que conoce que la opinión es la fuente de los más importantes acontecimientos”
Simón Bolívar

El reto de la Revolución Bolivariana es rescatar el inmenso legado moral que nos lego Bolívar

Digo el legado moral, porque prácticamente la Revolución Bolivariana ha creado las bases jurídicas y operacionales para tener auténticos medios de comunicación al servicio de la colectividad, la moral republicana y el buen juicio de los propietarios de medios de comunicación que tienen la concesión para usar el espectro radioeléctrico de los venezolanos, así como los que tienen la autorización de publicar prensa escrita; al respecto han sido logros de la revolución: la Constitución Bolivariana de Venezuela con sus artículos referidos al Referéndum Consultivo; la creación de los Concejos Comunales que le delegan poderes al soberano, como la Contraloría Social; la creación del Concejo Moral Republicano con la Contraloría General de la República, Fiscalía General de la República y el Defensor del Pueblo; la promulgación de la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión, la modernización de CONATEL, la Ley de Telecomunicaciones; la proliferación de Radios Comunitarias, televisoras comunitarias, periódicos regionales, y hasta la señal abierta continental de TELESUR… Entonces nos preguntamos…

¿Por qué tanta impunidad de algunos medios que se declaran opositores y golpistas, que obliga al presidente Chávez a ordenar la no renovación de la concesión a RCTV?

Nuevamente debemos volver la mirada al Padre de la Patria, donde encontramos la respuesta a la desidia de algunos funcionarios, la incompetencia de las instituciones, la inobservancia de algunos magistrados, el desinterés de la Asamblea Nacional, la ineptitud de algunos fiscales, y la corrupción de uno que otro juez, cuya gestión intolerante y apátrida, “justifica” la impunidad de algunos dueños de medios de comunicación que han transfigurado la libertad de expresión por libertinaje y manipulación de la información a favor del imperialismo para apostar al fracaso del país. Al respecto de esta situación intolerante e inaceptable nos legó el Libertador:

“Los códigos, los sistemas, los estatutos por sabios que sean, son obras muertas que poco influyen sobre las sociedades. Hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados, constituyen la República. Si no hay un respecto sagrado por la patria, por las leyes y las autoridades, la sociedad es una confusión, un abismo; es un conflicto de hombre a hombre”
Simón Bolívar

 

About these ads