Los sistemas de defensa antiaérea rusos S-300 en Irán y la DAM en Europa


Viernes, 20 de marzo de 2009
Los sistemas de defensa antiaérea rusos S-300 en Irán y la DAM en Europa
Por: Dmitri Kosirev

RIA Novosti.

Para empezar, diremos que no fue ninguna coincidencia la aparición simultánea de las informaciones sobre problemas de Estados Unidos en torno al emplazamiento del radar para la defensa antimisiles (DAM) en la República Checa, y la existencia de un contrato suscrito por Moscú para el suministro de sistemas de defensa antiaérea rusos S-300 a Irán.


Otra cosa que debe quedar clara, es que el potencial de defensa antiaérea de Irán y el escudo de defensa antimisiles estadounidense en Europa evidentemente, tienen cierta relación.

Formalmente (aunque sea falso), los planes de EEUU para crear la DAM en Europa es que ese escudo está dirigido contra Irán.

Y es así como ocurre que el mismo día, los noticieros informan que gracias a Moscú, ahora Irán puede sentirse más tranquila (invulnerable, usando otra palabra), y que el escudo de defensa antimisiles que el Pentágono planeaba emplazar en Europa se encuentra en un estado de incertidumbre.

Los expertos especializados en confundir la opinión pública rusa y occidental ya han hecho las conclusiones del caso.

Con saña, estos expertos destacan que Moscú ha sacado a relucir su habilidad de amenazar a Occidente en un momento bastante inoportuno, y en perjuicio propio.

Según la lógica de su retórica, el día que Barack Obama fue elegido presidente de EEUU, Rusia anunció que emplazará sistemas de cohetes tácticos en Kaliningrado.

Y ahora que se prepara el primer encuentro entre el presidente ruso Dmitri Medvédev y el nuevo inquilino de la Casa Blanca en Londres a comienzos de abril, se da a conocer que Rusia fortalecerá a Irán en su confrontación con EEUU.

Las noticias sobre la DAM desde Praga, y los S-300 para Irán tienen relación directa con la cumbre Rusia – EEUU en Londres, pues seguramente esos asuntos serán incluidos en la agenda.

Ambos asuntos se pueden intervincular únicamente, si se cree en la tesis de que Obama y Medvédev van a dedicarse a negociar un trueque entre la DAM europea por Irán.

Es decir, que Moscú ayudará a Washington para que presione a Teherán, y a cambio, los rusos se quitarán de encima el problema de la DAM en la republica Checa y Polonia.

Pero nadie tiene la intención de hacer trueques. Así lo anunció el propio Obama, y también fuentes del Kremlin en la capital rusa.

Para Rusia, la componente “antirrusa” de la DAM en la República Checa y Polonia ya perdió cierto grado de importancia, después de que Moscú anunciara su disposición a emplazar misiles tácticos Iskander en Kaliningrado y Bielorrusia.

Con Irán, el asunto es más complicado, la administración Obama comprende que la política de ampliar la guerra en Afganistán y al mismo tiempo continuar la confrontación con Irán, vecino de los afganos, son empresas que suponen riesgos demasiado altos.

En esta situación, ¿cómo valorar la información sobre el contrato de sistemas de defensa antiaérea S-300 para Irán?

Ciertos sectores en EEUU comprenden que tarde o temprano Irán recibirá esos sistemas defensivos capaces de convertir la política del ex presidente Bush con relación a Irán en una aventura sin sentido.

No obstante, los S-300 cuya fiabilidad y eficacia no se discute, de ninguna forma impiden que el presidente Obama pueda adoptar una nueva política con respecto a Teherán.

¿Y qué puede pasar si varios sistemas S-300 rusos son instalados en Irán?

Pasa que cualquier ataque aéreo estadounidense o israelí contra el país persa se convierte en una misión o bien imposible, si se tiene en cuenta el potencial de la flotilla de EEU en el Golfo Pérsico, o nos vemos ante una operación militar extremadamente costosa.

Lo más importante es que con esos sistemas de defensa, la República Islámica de Irán se sentirá más segura.

Y en esto último radica, en cierta forma, el objetivo de Rusia, o si se quiere, un hecho que demuestra a EEUU que la coyuntura mundial cambia.

Al respecto, es imprescindible resaltar que en los últimos años, la postura de Rusia frente a las situaciones de crisis en Irán, Irak, Palestina y Corea del Norte se basó en el principio elemental de que es inadecuado aislar a los países con los que se tienen problemas, porque su conducta puede ser absolutamente impredecible.

El ex presidente estadounidense George W. Bush, precisamente daba prioridad al bloqueo, las sanciones, al aislamiento, y ahora, vemos los resultados.

 

About these ads