Fotodocumental: El 11 de abril de 2002, captado por Enrique Hernández


Viernes, 17 de abril de 2009
Fotodocumental: El 11 de abril de 2002, captado por Enrique Hernández
Fotos: Enrique Hernández – Texto: Yvke Mundial

El lente de uno de los fotógrafos de la agencia estatal Venpres (hoy la Agencia Bolivariana de Noticias, ABN) captó decenas de fotos que, por sí solas, rinden un testimonio silencioso de lo que ocurrió el 11 de abril de 2002. Entre otras cosas, permiten comparar la actuación de la GN en El Calvario, y la PM en la Av. Baralt. ¡Véalas!


Muchas veces, una secuencia de fotos puede hablar por sí sola, sin más explicación. Este es el caso de las imágenes que Enrique Hernández, fotógrafo de Venpres (hoy la Agencia Bolivariana de Noticias, ABN) tomó el 11 de abril de 2002 en los alrededores de Miraflores.

Hernández, junto a Wendy Olivos, Maiquel Torcatt, Francisco Batista y Ángel Corao, salieron a las calles ese día por su cuenta y a riesgo propio a documentar gráficamente el desvío de la marcha opositora hacia el Palacio de Miraflores, poniendo en peligro su propia vida.

Recorriendo El Calvario, la Av. Baralt, Llaguno, la Urdaneta y El Silencio, Hernández registró la llegada de la marcha opositora a El Silencio, los intentos de un grupo de la Policía Metropolitana en evitar que la marcha subiera por El Calvario, pero luego cedieron y permitieron el paso de la manifestación, liderada por un Carlos Molina Tamayo y un Guaicaipuro Lameda exacerbados. Finalmente, un pequeño piquete de la Gn logró evitar que miles de opositores y miles de chavistas se enfrentaran, conteniendo a ambos grupos.

En la Baralt, la situación fue distinta. Efectivos de la GN estuvieron sentados, sin intervenir, mientras la PM actuaba y arremetía contra los bolivarianos. Finalmente, el propio Hernández fue herido.

Le invitamos a ver el fotodocumental. Puede hacerle click a cualquier foto para AMPLIARLA y verla en mejor tamaño.

ABAJO: La marcha opositora y la Policía Metrpolitana llegando a la avenida Bolívar.

Arriba: Esta foto es particularmente interesante. Tomada frente al Liceo Fermín Toro, muestra al entonces alcalde de Chacao, Leopoldo López (izq., con camisa blanca), junto a varios efectivos policiales de ese municipio fuera de su jurisdicción.

ABAJO: A partir de esta foto, puede observarse a efectivos de la Policía Metropolitana en el sector El Calvario, ayudando a contener a los manifestantes opositores para que no suban hasta Miraflores. Si esta misma situación se hubiera mantenido en la Av. Baralt, probablemente no hubiera ocurrido la masacre en ese lugar.

 

ARRIBA Y SUBSIGUIENTES: Guaicaipuro Lameda, ex presidente de Pdvsa y uno de quienes llamaba a marchar a Miraflores, habla con efectivos de la PM intentando obtener paso hasta Miraflores. Este grupo de oficiales de la PM inicialmente tenían órdenes de impedírselos y contener la manifestación opositora.

 

ARRIBA: El contraalmirante Carlos Molina Tamayo, otro de quienes insisten en pasar de El Calvario y subir hasta Miraflores.

En las próximas fotos podrá apreciarse como los manifestantes finalmente sobrepasan a la Policía Metropolitana y suben por El Calvario hacia Miraflores, donde se encontraban miles de manifestantes chavistas. Afortunadamente, efectivos de la Guardia Nacional estuvieron allí para evitar que ambos grupos de personas se enfrnetaran.

ABAJO: Efectivos de la Guardia Nacional contienen a los opositores.

ARRIBA Y SUBSIGUIENTES: Mientras más abajo Molina Tamayo y Guaicaipuro Lameda llevaban a su gente hacia Miraflores para crear confrontación, el entonces diputado Juan Barreto intentaba evitarla.

La GN intenta dispersar a los opositores con bombas lacrimógenas.

ABAJO: Al norte, muchos chavistas querían confrontar a los opositores. La GN y Juan Barreto, entre otros, dialogan con los revolucionarios para evitar que civiles se enfrenten entre sí.

ABAJO: Juan Barreto es ayudado a treparse en una especie de caseta desde donde se dirige a los revolucionarios para calmar los ánimos.

ABAJO: La GN tiene que dialogar y contener a muchos revolucionarios, que querían confrontar a los opositores ubicados a apenas 50 metros de ellos.

Un conocido documental mostraba a Carlos Molina Tamayo indicando a los opositores que, cuando la Gn lanzara bombas lacrimógenas, śtos debían saltar sobre ellas y seguir hasta llegar a la GN. Este ciudadano fue el único que le hizo caso.

La GN sigue conteniendo a los bolivarianos.

… Y también sigue la GN conteniendo a los opositores.

El pequeño grupo de guardias nacionales hacen heróicos esfuerzos para evitar que las dos masas se confronten. Ojalá y en la Baralt los efectivos allá presentes hubieran hecho lo mismo.

Las siguientes fotos fueron captadas en la Av. Baralt y sus adyacencias. Según el documental “Puente Llaguno, Claves de una Masacre”, a la GN se le dio la orden de no intervenir. Quienes dieron la orden, según el documental, estaban aliados con los golpistas.

Bolivarianos en la esquina de Muñoz dela Av. Baralt se enfrentaban con la Policía Metropolitana, que arremetió contra ellos no sólo con lacrimógenas y perdigones, sino con armamento letal.

Arriba: en esta foto, las personas huyen en dirección norte luego de descubrir que se abría fuego contra ellas usando armamento letal. Un bolivariano, mostrado a la derecha, saca su arma de fuego para defenderse. El documental “Puente Llaguno, claves de una masacre” lo entrevista y determinó que él disparaba contra un policía metropolitano quien, escondido detrás de unos postes, disparaba con un fusil contra los bolivarianos.

Abajo: la persona sin camisa dispara contra la PM en defensa propia (el fotógrafo Jorge Recio tomó fotos de esta persona desde otro ángulo, que fueron descontextualizadas por los medios privados al no informar que, para ese momento, ya varias personas habían sido asesinadas o heridas por la PM).

Bolivarianos en la esquina de Muñoz de la Av. Baralt se protegen de los disparos de la PM, ubicada una o dos cuadras más abajo, y que usaba armamento letal.

A pesar de los disparos y los heridos, los bolivarianos se niegan a retirarse.

Uno de los heridos.

Las imágenes a continuación ya son tomadas desde el puente Llaguno apuntando hacia abajo, hacia la avenida Baralt. Todas las personas que se vben en la avenida son simpatizantes del proceso revolucionario (chavistas).

Abajo: Hernández vuelve a abajar a la Baralt y continúa fotografiando a los bolivarianos, huyendo una y otra vez de la arremetida policial.

La GN continúa en la Baralt con órdenes de no intervenir.

Hernández luego acudió hasta la calle que sube por el lado este del Palacio de Miraflores, en la Plaza Bicentenario, donde miles de chavistas seguían defendiendo el lugar.

Más abajo, en El Silencio.

Cerca de la plaza Bicentenario, lado este de Miraflores.

Otro herido.

El hospitalito instalado en el edificio de la Guardia de Honor frente a Miraflores.

La avenida Urdaneta, llena de miles de chavistas.

En un hospital donde fueron llevados algunos heridos.

Hernández fue uno de los cuatro fotógrafos alcanzados por disparos este 11 de abril de 2002. Fue operado de urgencia, pero logró recuperarse. Jorge Tortoza, de 2001, corrió peor suerte y fue asesinado. Jorge Recio, fotógrafo independiente, también fue alcanzado por las balas y quedó postrado en sillas de ruedas. Un fotógrafo de Tal Cual también resultó herido.


 

About these ads