Hombre Nuevo


Hombre Nuevo
Por: Raul Bracho

El sueño de la América esta de pié, los pasos de los pobres por las montañas de Honduras clamando dignidad y los pueblos que caminamos con ellos, somos la semilla de la que brotará el nuevo mundo.


El Hombre Nuevo nacerá de los hombres viejos, decía en algún discurso el Comandante Hugo Chávez.

Así empecé a entender que el Hombre Nuevo no tiene edad. No se trata del hombre joven ni del hombre niño. No es que de pronto la Revolución va a empezar a crear al Hombre Nuevo como si fuese una línea de producción en una fábrica capitalista, no, no es así, el Hombre Nuevo nacerá desde el fondo de nuestras conciencias y muy de la mano del ejercicio de la autocrítica, el autoconocimiento y la capacidad de cambiarnos a nosotros mismos.

Recordaba aquella semblanza de los gusanos que mutaban y se transformaban en mariposas: el hombre viejo subiría por el tallo de la historia, por las ramas de los días, arrugándose y estirándose hacia la luz, en un camino lento y tortuoso, llevando el peso y la carga de los antivalores: el egoísmo, el personalismo, la ambición, el individualismo, las ansias de riquezas materiales, y todo lo que desde niños se nos “grabó” durante milenarias horas enfrente de los alienantes televisores, a través del bombardeo incesante de la publicidad y bajo el imperio oscuro del cretinismo terrorista de la sociedad de consumo. El hombre viejo lleva adentro el sueño liberador, la necesidad de sentido, el rechazo ante la imagen que tenemos de si mismos y la angustia por la transformación. El hombre viejo va cargando todo ese fardo, pesado y asqueroso en su lento ascenso por el tronco del árbol de la vida.

La extrañación del sueño, la sospecha de la verdadera vida, la búsqueda incansable de la transformación y asistido tan sólo por la humildad y la honesta convicción de cambiar de piel hace que de pronto, más allá de la angustia, comienza la procesión del milagro.

La repetición del acto de ser revolucionario, afuera y adentro, la mirada que revisa cada cosa que hacemos, el estudio, la reflexión y el ejercicio incansable de la nueva forma de ser, de pronto toma vida propia, de repente nos sorprende al tener peso en su voz y hablar desde el fondo de nuestro espíritu, le hablamos a los que están a nuestro lado y a nosotros también nos hablamos. Hablamos del ser y no más del tener, hablamos contra cualquier injusticia o ante cada actitud conformista o reaccionaria que suceda alrededor o adentro de nosotros y así se va rompiendo, cada día que pasa, la piel de nuestro dorso, con dolor y con amor, para dar paso a las dos alas de la mariposa.

Ya se hace innecesario seguirse arrastrando. Ya se pierde el miedo a ser diferentes, ya se asume el aleteo y el vuelo como una bendición, la mujer y el hombre nuevo van naciendo uno aquí, otro allá, los verdaderos hijos de la Revolución, van naciendo y van entonando el mismo canto, el mismo vuelo.

Abriendo y cerrando sus alas se remonta el compromiso libertario, será un enjambre de todas estas libélulas de la luz quienes dejen atrás al Hombre Viejo, quienes dejen su piel vacía sobre las piedras en las riveras de los ríos de la dominación. Abriendo y cerrando sus alas se harán cómplices del viento y esparcirán por el mundo el polen de la revolución.

La Mujer y el Hombre Nuevo son como mágicos duendes sin nombres propios, son una suma de sueños, de amores, de cantos que viajan al Sol.

Indetenible vuelo hacia el futuro de la especie, en medio de la crisis del pasado que se desgrana y se aturde en su colapso, como destellos de luz, como chispas breves pero encantadoras comienzan a a embelezar las pupilas de quienes sufren, a encandilar las esperanzas de todos y un olor a tierra fresca encubre y encierra la fuerza incontenible de la semilla hermosa que germina.

El sueño de la América esta de pié, los pasos de los pobres por las montañas de Honduras clamando dignidad y los pueblos que caminamos con ellos, somos la semilla de la que brotará el nuevo mundo.

HombreNuevo del CHE que naces entre nosotros: Adelante, siempre adelante: venceremos!!

 

About these ads