El 1° de Mayo trabajadores venezolanos celebran 11 años de victorias


El 1° de Mayo trabajadores venezolanos celebran 11 años de victorias

ABN.- La clase trabajadora venezolana celebrará su día el próximo 1º de mayo con importantes conquistas laborales, hechas realidad gracias al carácter socialista de la Revolución Bolivariana, que a lo largo de 11 años ha garantizado la estabilidad del empleo, impulsado el aumento del salario mínimo e implementado políticas sociales integrales que permiten el acceso gratuito a la salud, a la educación y a la recreación. Sólo en el último año, el Ejecutivo Nacional ha firmado las contrataciones colectivas de los sectores petrolero, de salud y educación, y decretado el aumento de 25% al sueldo mínimo, que en septiembre sobrepasará los mil 200 bolívares fuertes, monto que mantiene a Venezuela en el tope de los salarios en comparación con el resto de América Latina.

En la presentación del informe anual del Presidente, Hugo Chávez Frías, el mandatario enfatizó que pese a la crisis económica mundial, su gobierno mantendrá la asignación presupuestaria a los proyectos sociales porque el objetivo de su gestión es “ofrecerle al pueblo la mayor suma de felicidad posible”, cuestión que contrasta con las medidas asumidas por las administraciones capitalistas, que incluso propusieron desmejorar los beneficios de los trabajadores para beneficiar a los patronos.

Inamovilidad y salarios

En diciembre de 2009, fue publicado en Gaceta Oficial el decreto número 7.154 que estableció la prórroga de la inamovilidad laboral especial dictada a favor de los trabajadores de los sectores privado y público, regidos por la Ley Orgánica del Trabajo.

La ministra del Poder Popular del Trabajo, María Cristina Iglesias, ha destacado en diversas oportunidades que la política del Ejecutivo Nacional desde 2001 ha sido la de mantener de manera sostenida la estabilidad del empleo en conjunto con el incremento anual del salario mínimo.

“Dudo que haya otro país en el mundo donde actualmente se estén discutiendo contrataciones colectivas, donde haya un incremento del salario mínimo nacional, donde se esté acoplando a la unidad tributaria el bono de alimentación y se esté avanzando cada vez más en los derechos de la clase trabajadora”, aseveró en marzo de este año.

Y es que más de 2 millones y medio de trabajadores activos y casi millón y medio de pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), se benefician del incremento salarial decretado por el Presidente Chávez, que además incluye el aumento de los bonos de alimentación ajustado a la unidad tributaria vigente.

En 1999, los venezolanos percibían lo equivalente a 120 bolívares mientras que hoy, el ingreso mínimo se ubica en Bs. 1.064, cifra que pasará a Bs. 1223, 89 en septiembre de este año.

Jubilados y pensionados

En recientes días fue aprobado el proyecto de Reforma Parcial de la Ley del Seguro Social, con el cual se homologará la pensión de los sobrevivientes al salario mínimo vigente a partir del mes de septiembre de este año, medida que favorecerá a unas 184 mil 839 personas.

Sin embargo, una de las cifras más significativas que puede mostrar el gobierno bolivariano es la incorporación de 1 millón 450 mil pensionados al IVSS, lo que se traduce en un aumento de casi 300% en relación a la cantidad de personas que se encontraban en el sistema de seguridad social antes de 1998.

El valor de las pensiones, que habían estado congeladas a casi 40% del salario mínimo en 1999, están homologadas al salario mínimo actual.

Fortalecimiento de los movimientos sindicales

Otro de los aspectos que resaltan en la última década es la multiplicación de las organizaciones sindicales.

De acuerdo a datos suministrados en febrero de este año por el viceministro del trabajo, Elio Colmenáres, se han sextuplicado el número de organizaciones de trabajadores existentes, ya que en el año 2000 apenas funcionaban mil y hoy están constituidas más de 6 mil.

“Actualmente hay una gran activación del movimiento obrero, el sector laboral se ha ampliado, más de 90% de la población activa está ocupada, logramos bajar a un dígito la tasa de desocupación y eso es un elemento importante”, destacó Colmenáres.

Desocupación y pobreza

El Informe Mensual de la Fuerza de Trabajo elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), indicó que para el mes de marzo de este año la tasa de desocupación en Venezuela se ubicó en 8,7%.

El presidente del instituto, Elías Eljuri, consideró que la cifra representa “la continuidad de un proceso de estabilización del comportamiento de la tasa de desempleo, pues constituye prácticamente la misma cifra de febrero de 2010”.

Para Eljuri, la tendencia “es expresión de una política económica orientada a la protección de la estabilidad laboral y del poder adquisitivo de los ingresos de los hogares; política que ha logrado amortiguar los efectos negativos en el mercado de trabajo como consecuencia de la crisis económica mundial”.

Antes de la llegada del Presidente Chávez, las cifras de desempleo en el país se ubicaban alrededor del 12%, mientras que los índices de pobreza superaban el 50% y más de 20% de los venezolanos vivían en situación de extrema pobreza.

Sin embargo, los esfuerzos por impulsar el desarrollo productivo del país y las políticas de inversión social han permitido generar empleo y mantener la tendencia a la disminución de la pobreza, aún bajo el contexto de crisis financiera mundial.

De acuerdo a los últimos indicadores estadísticos del INE, el índice de pobreza descendió a 23,8%, mientras que la pobreza extrema se ubicó en a 5,9%.

Más igualdad

Aunado a las mejoras en el ingreso de los trabajadores, el Gobierno invierte alrededor de 20% del PIB para desarrollar políticas en materia de salud, educación y cultura, que garanticen el acceso gratuito a los sectores anteriormente excluidos.

Programas sociales como Mercal, Barrio Adentro, y las misiones Robinson, Ribas, Sucre y Cultura Corazón Adentro, sólo por nombrar algunos, han permitido que el país escale posiciones en los indicadores de desarrollo humano y calidad de vida.

En poco más de diez años, Venezuela fue declarada territorio libre de analfabetismo, disminuyó el índice de déficit del estado nutricional de 22,8% a 1,7% y ha experimentado la constante baja del Coeficiente de Gini, medida que pondera la desigualdad social.

Una mejor distribución del ingreso en el país, representado en el coeficiente de Gini, indica mayor equidad en la distribución de la riqueza, lo que repercute en la disminución de la brecha entre ricos y pobres.

“Lo contrario ocurre en muchos países desarrollados donde el hombre, el ser humano, no es el elemento fundamental y, muchas veces, a la hora de una crisis, auxilian más a los grandes capitalistas que a los sectores que resultan mayormente afectados por las medidas económicas”, expresó recientemente el máximo representante del INE.

Si bien antes de la llegada de la Revolución Bolivariana los obreros eran víctimas de las políticas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional, la ministra del trabajo ha asegurado que la nueva patria que avanza hacia el socialismo no permitirá que “ninguna autoridad supranacional obligue a Venezuela a tomar medidas contra la clase trabajadora”.

About these ads