Manuela Vuelve


Numero 79
Las Líneas de Chávez
Manuela Vuelve
Por: Hugo Rafael Chávez Frías
Caracas, 5 de julio.

Manuela Sáenz llega para quedarse junto a Bolívar y entre nosotros. Nuestra Generala, ya lo era del Ejército del Ecuador y ahora lo es de nuestro Ejército Bolivariano, arriba a tierra venezolana: aprestémonos, con fervor patrio y revolucionario, para recibirla, rindiéndole todos los honores que le corresponden.

I
El viernes 2 de julio hemos vuelto a hacer justicia. En un hermoso acto, celebrado en el Salón Ayacucho del Palacio del Pueblo, entregamos certificados de pago de garantía de depósito a los compatriotas que tenían sus ahorros en el Banco Federal.

Quienes habían sido despojados de su dinero por unos hampones de cuello blanco, hoy saben que aquí hay un Estado y un Gobierno que no los abandonó a su suerte, restituyéndoles lo que, legítimamente, les pertenece.

Ya cumplimos exitosamente la primera fase del pago de las garantías de depósito, que correspondía a los y a las ahorristas mayores de 55 años, y este mismo viernes 2 de julio, comenzaron a ser atendidos todos los compatriotas restantes. Esto en cuanto a las personas naturales. El 19 de julio se iniciará una tercera fase para atender a las personas jurídicas.
Es bueno recordar que hasta el jueves 1° de julio ya habíamos cancelado 239 millones de bolívares a 46 mil 129 compatriotas. Y me place destacar que 60% de los clientes mayores de 55 años decidieron dejar sus ahorros en el Banco de Venezuela. Invito a todos y todas a que hagan lo mismo.

Tanto Fogade como el Banco de Venezuela, al igual que todo el sistema financiero público, están cumpliendo con eficiencia y honrando el compromiso adquirido con tantos compatriotas.

El Banco Federal no volverá a manos del sector privado. Pronto tomaremos una decisión sobre su destino que, ténganlo por seguro, será la que más convenga a los intereses nacionales.

Terminemos de entenderlo: Toda la banca tiene que estar al servicio del desarrollo del país y no de un grupo de corruptos burgueses.

No puedo dejar de mencionar la noticia que di al país ese mismo día viernes: la captura del terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca, brazo derecho de Luis Posada Carriles, en un operativo de inteligencia realizado por el SEBIN el jueves 1° de julio. ¿Qué vino a hacer a Venezuela este sujeto de altísima peligrosidad, al punto de figurar en la lista roja de la Interpol” ¿Qué misión especial le habían ordenado cumplir” Una vez más, así lo creo, se ha reactivado la demencial tesis del magnicidio a la que nunca ha renunciado la oligarquía apátrida.

II
Una vez más Venezuela demostró, con el XII Campeonato Mundial de Softbol, que somos capaces de organizar eventos deportivos internacionales de la mayor envergadura.

Nos llena de orgullo saber que desde el día de su inauguración y hasta el final, el evento mundialista contó con un apoyo más que significativo del público, que pobló con su asistencia las tribunas y gradas de los dos hermosos parques que sirvieron como sedes del torneo.
Infinitas gracias al Comité Organizador y a todas las delegaciones, y muy especialmente a nuestra aguerrida selección que batalló hasta la última jugada para dejar en alto el tricolor patrio.

Quedó evidenciado el crecimiento de cada una de nuestras jugadoras, al medirse sin complejos y con clara entrega a las mejores del mundo, alcanzando un dignísimo quinto lugar. Desde lo más hondo de mi corazón, reciban un abrazo infinito por lo que han hecho y por lo que seguirán haciendo. De igual forma, quiero extender mis felicitaciones a todo el cuerpo directivo de la selección por su esfuerzo y ahínco.

Sepan, muchachas, que en mí tienen a su primer fanático y que cuentan con todo mi apoyo: es una inmensa alegría saber que tenemos un equipo de oro.

Y honor a quien honor merece: felicitaciones a las muchachas de los Estados Unidos que se titularon este viernes, quedando invictas.
III
Manuela Sáenz llega para quedarse junto a Bolívar y entre nosotros. Nuestra Generala, ya lo era del Ejército del Ecuador y ahora lo es de nuestro Ejército Bolivariano, arriba a tierra venezolana: aprestémonos, con fervor patrio y revolucionario, para recibirla, rindiéndole todos los honores que le corresponden.

Queremos agradecerle, de corazón, al hermano pueblo ecuatoriano y al hermano presidente Rafael Correa, tan hermoso y conmovedor gesto: desde el 5 de julio de 2010, los restos simbólicos de la infinita quiteña reposarán al lado de su amado caraqueño infinito en el Panteón Nacional. Allí estaremos Rafael y yo para rendirles el más vivo y amoroso homenaje bicentenario y nuestroamericano.

Simón y Manuela, inconmensurables ambos en su vuelo, vivieron su pasión atravesada por una paradoja, la pasión libertaria los unía y los alejaba a la vez: la historia que estaban fraguando y forjando imponía sus circunstancias y quizá compartieron menos de lo que desearon en vida.
Pero como sucede con los seres que entregan su espíritu a lo más elevado de la humanidad, la muerte queda vencida por el ímpetu triunfal de la vida imperecedera. Por eso, nos atrevemos a decir que Manuela se halla en Caracas más viva y eterna que nunca: el símbolo de su presencia en el seno del pueblo venezolano es un acto de amor contra el olvido y la desmemoria.

Con su estatura propia, con su herencia plena, con su fuerza indomable, la recibimos, Generala, en medio del júbilo de un pueblo que, también, la siente suya. De ella es toda la gloria: déjenos, a nosotras y nosotros, el cobijo de su alma inmortal con todo el fuego sagrado que la plena.

Quiero recordar unas palabras de nuestro Ludovico Silva que le hacen justicia y se enfrentan a la visión machista que ha pretendido disminuir su luminoso ejemplo: No ha habido mujer más valerosa y genial en la historia de América Latina. Es una verdadera impropiedad y hasta una iniquidad histórica (normal dentro de nuestra nefasta afición subdesarrollada a oscurecer unos valores y oscurecer los otros) asociar y explicar la figura de Manuela Sáenz tan sólo en referencia a la figura de Simón Bolívar. Antes o después de Bolívar, con Bolívar o sin él, Manuela demostró ser lo que era. Y nadie, me atrevo a agregar yo, supo esto mejor que el mismo Simón Bolívar.

Y nadie entendió al Libertador mejor que ella. En unas líneas de su diario, del 19 de mayo de 1846, lo retrata de forma inigualable: Él vivía en otro siglo fuera del suyo. Sí, él no era del diez y nueve. Sí, él no hizo otra cosa que dar; vivía en otro mundo muy fuera del suyo. No hizo nada, nada para él. Ciertamente, son palabras que pueden, también, aplicársele perfectamente a ella y nos señalan un ejemplo a seguir: no hagamos otra cosa que dar, que darnos. Imitemos a Manuela y a Simón.

IV
Este sábado 3 de julio se desarrolló en Caracas la reunión preparatoria de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo. Más de veinte cancilleres de nuestra región han participado en ellas. Se trata de abrir el camino hacia la Cumbre de Presidentes del 5 de julio de 2011 en Caracas: a 200 años de nuestra Declaración de Independencia, la cuna de la libertad americana, será la sede de una cita histórica y trascendente que debe poner los más sólidos cimientos a un nuevo modelo de integración y, más aún, de unidad.

Mañana domingo 4 de julio, cuando aparezca esta nueva edición de Las líneas de Chávez, cumpliré con la responsabilidad de encabezar un nuevo acto de ascensos militares. Sin la menor duda, quienes serán ascendidas y ascendidos al grado inmediato superior, lo harán por sus propios méritos y por el compromiso demostrado con la Patria y con el Pueblo.

Así, de repente, se nos fue un gran soldado.
Murió el Mayor General Almidien Moreno Acosta y ahora mismo le rendimos honores póstumos.

Le hemos ascendido al grado de General en Jefe del Ejército, reconociendo así los méritos y las virtudes del gran soldado bolivariano que desapareciera físicamente el viernes 2 de julio.

La Patria lo llora.

La Patria lo siembra.

Pero vivirá siempre en el corazón del Pueblo y en el Alma del Ejército.

“El Centauro negro” llamábamos a Almidien desde aquellos días inolvidables de nuestra Academia Militar cuando, sin dudarlo un instante, se incorporó a la primera línea del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200.

Galopa pues, Centauro negro, hacía la Patria Infinita!!

¡Patria socialista o muerte!
¡Venceremos!

Hugo Chávez Frías

About these ads