Debate sobre las drogas se abre espacio en Colombia


Debate sobre las drogas se abre espacio en Colombia
Por:  Alberto Corona

Cartagena de Indias, Colombia, 10 abr (PL) Tanto en la VI Cumbre de las Américas como en la alternativa Cumbre de los Pueblos que se desarrollarán paralelamente en esta ciudad, el tema de la droga gana espacio para la discusión.

En la cita oficial, cuya reunión de jefes de Estados y de Gobierno se realizará entre sábado y domingo, el mandatario anfitrión, Juan Manuel Santos, planteará que se abra la discusión sobre este asunto, a fin de evaluar que se está haciendo para combatir este flagelo y si existen alternativas “menos costosas y más efectivas”.

A la discusión sobre la lucha contra las drogas hay que quitarle sensibilidad política, afirmó recientemente Santos, a propósito del debate que se efetuará esta semana en Cartagena de Indias.

En opinión de Santos se deben discutir diferentes escenarios para ver si hay mejores alternativas y qué combinación de propuestas se puede poner en marcha que sea aceptable para todos los países.

Aclaró, empero, que el tema será objeto de discusión, pero no se incluirá en la declaración final de la VI Cumbre.

Del otro lado, en la alternativa e independiente Cumbre de los Pueblos, que se realizará del 12 al 14 de abril, el tema de las drogas también será sometido a análisis, según confirmó a Prensa Latina el comité organizador.

Para ello fue invitado el peruano Ricardo Soberón, especialista en asuntos de droga y seguridad y en geopolítica regional del narcotráfico, quien explicará durante ese evento por qué este tipo de problemática debe ser respondida en términos nacionales. Soberón considera que no existe un “problema mundial de drogas”, sino “problemas nacionales” que deben ser respondidos en términos de cada país, porque -sostiene- uno de los trucos sobre los cuales se ha basado el sistema internacional ha sido hacer creer que el fenómeno es global y por tanto su respuesta también.

Asimismo, explicará por qué la actual política contra el comercio ilegal de estupefacientes es un verdadero fracaso y planteará algunas alternativa a partir de una política latinoamericana para enfrentarlo.

Para Soberón las democracias latinoamericanas y sus instituciones se han deteriorado como consecuencia de la política represiva, que -advirtió- se utiliza en el hemisferio en la lucha contra el narcotráfico.

A su vez, considera que en buena medida la dinámica que en la sociedad latinoamericana viene teniendo este negocio ilícito es el resultado eficiente del libre comercio de bienes y servicios que promueve el Consenso de Washington y el modelo neoliberal.

Por otra parte, Soberón sostiene también que es muy difícil que la política estadounidense modifique su esquema para enfrentar el problema del narcotráfico por cuanto hay múltiples sectores que buscan que se mantenga el statu quo en esta materia.

En ese sentido cita a sectores del aparato empresarial y militar de esa nación.

Frente a todo ello, el analista propone algunas alternativas como que Washington deje a cada país adoptar decisiones autónomas e independientes en la materia, evitando costos colaterales en derechos humanos, salud y desarrollo.

Igualmente, plantea la necesidad de que el principio de corresponsabilidad debe ser revisado, pues el peso de la guerra es soportado por países pobres mientras la cooperación internacional retrocede a cambio de políticas neoliberales que ayudan a cimentar las bases de la concentración de la tierra.

A esto último se agrega la apertura de mercados de materias primas, la desregulación del sistema financiero, elementos todos que, en su criterio, han favorecido el narcotráfico.

rmh/acl

About these ads