El majunchismo no tiene ideales


El majunchismo no tiene ideales
Por: Mario Forti

”No quiero que el pueblo que me siga pertenezca a ninguna organización política, y tampoco deseo que lleven colores, franelas, pancartas en mis reuniones”.

Enrique CaprilesRadonsky
El majunchismo no tiene ideales, solo piensa con su cerebro virtual, las neuronas se conectan en Washington, la chispa electrónica del imperialismo, a través de sus embajadas, ongs, y demás tentáculos que pasan a través de los medios privados de difusión mundializados, se convierte en la información que las agencias privadas de noticias difunden por todo el globo. ¿Pero qué difunden? Pretenden, con la red mediática más grande del planeta jamás soñada, inculcar una idea única, un pensar estructurado específicamente para desvirtuar, alterar, irrumpir, tergiversar y dañar en lo que sea posible, todas y cada una de las manifestaciones populares en contra del nuevo orden mundial.

En nuestro caso venezolano, desde hace 13 años se han roto los esquemas establecidos por ese orden mundial capitalista, plutocrático y despiadado. Esto no lo perdonan, Venezuela se les escapó de las garras imperiales en el momento histórico cuando salió a la calle el 27 de febrero de 1989 a resistir la dictadura mundial que se materializaba por todos lados. En Europa caía el muro de Berlin, y en Caracas caía otro muro, el muro de la opresión y de la barbarie, de la incultura y de la ignorancia. Y se dinamizaba por todos los sectores de la nación el grito de rebeldía de los venezolanos contra un régimen (en ese entonces CAP) inhumano que seguía al pie de la letra los dictados del FMI (Fondo Monetario Internacional) y por ende de Washington.

El majunchismo soberbio e incrédulo atacó de forma salvaje, siniestra y terrorista al pueblo que tomaba las calles desde Guatire hasta el último rincón del país. Los muertos de esa gesta heroica aún no se cuentan, CAP (Carlos Andrés Pérez) se murió sin pasar por el Tribunal Penal Internacional con sede en La Haya por los crímenes de lesa humanidad que cometió su gobierno. El correntazo rebelde y revolucionario del pueblo de Bolívar llegó al corazón de Hugo Chávez y a través de este se expandió tres años después, materializándose en la rebelión del 4 de Febrero del 1992. Eje histórico crucial para los futuros investigadores, que verán en la fusión cívico-militar de la insurgencia más grande e importante de los últimos 200 años.

El majunche tembló, inmediatamente empezó su carrera armamentista ( en todos los sentidos de esta expresión ) utilizando los medios privados para satanizar a Chávez y el movimiento popular que emprendía vuelo, aún sin un proyecto definido pero con la absoluta convicción de destruir para siempre la causa fundamental de la opresión al pueblo de Bolívar. Todos saben que en 1998 Hugo Chávez gana las elecciones y desde entonces, Venezuela irrumpe como colectivo revolucionario irradiando a nivel continental primero y por extensión hacia el globo terráqueo, el grito rebelde de emancipación y de libertad jamás logrado antes. El majunche ya no pudo dormir tranquilo.

Los cronistas ven en el golpe de estado del 2002 un evento articulado por la Europa fascista (que hoy mismo vive las consecuencias del mismo plan siniestro de FMI destruyendo a los trabajadores) el imperialismo yanqui y los cipayos criollos y del entorno continental para frenar definitivamente aquel ardor colectivo que inició en el final de la década de los ochenta para convertirse en clamor mundial en contra de los fascistas que se disfrazan con el ropaje de la “democracia”… El golpe majunche sirvió para la posteridad como proceso desenmascarador de los eternos traidores a la patria que altivos, soberbios, despóticos aparecían en los medios privados exclamando “acabamos a Chávez”…47 horas después del último golpe de estado en Venezuela, el mismo pueblo (cívico-militar) rescató y liberó a su líder innato, y lo volvió a poner en Miraflores. Era la señal inequívoca para que el imperialismo yanqui mudara de estrategia para destruir la revolución socialista en Venezuela.

El majunche se dio cuenta que ya no podía oprimir más al pueblo con los mecanismos tradicionales de la violencia y el terror. Diez años después entramos en el proceso electoral y vivimos la batalla política crucial que enfrenta al majunchismo contra la revolución bolivariana. Así la burguesía local, siempre “pensando” con las neuronas de Washington, opera a través de las redes privadas de difusión sistemática y exhaustivamente contra de Chávez. Sin piedad, y afanado con la soberbia de siempre trasladó al terreno mediático la guerra que perdió en la calle. Por eso tenemos hoy una enfermedad producida por este fenómeno terrorista mediático que es la DISOCIACION PSICOTICA, crimen de lesa humanidad que divide al grupo familiar a través de la polarización y el fundamentalismo ideológico.

El majunchismo quiere dar a entender que nuestra revolución es un apéndice de la cubana, y desea apasionadamente deslegitimar la autonomía y la hegemonía bolivariana frente a otros procesos revolucionarios, haciendo creer que son los isleños quienes guían y mandan en la patria de Bolívar. Es un reflejo condicionado e inconsciente que sólo muestra su servilismo apátrida al imperio gringo. Nuestra burguesía nacional no tiene capacidad mental para tomar decisiones autónomas e independientes de las neuronas de Washington. Como pericos repiten lo que los laboratorios mediáticos diseñan para destruir nuestro proceso emancipador.

El majunche caradura, repitiendo lo que le grita el gringo desde Washington, ofrece 3 millones de empleo utilizando la variable “confianza” al colectivo disociado psicóticamente, y estos “piensan” que con esa medida bajará la inflación…y en relación a la mujer trabajadora, que se quede en la casa! Es así como dentro del majunchismo, el grupo de los 15 ya está maquinando sacar al candidato (que no cree en partidos políticos) de la ultraderecha porque “no pega una”. Los que quieran profundizar en la estructura mental de este fenónemo político tendrán que ir a los postulados fundamentalistas de la secta “Trabajo, Familia y Propiedad” para comprender lo que hay detrás de la pantalla electoral del candidato majunche.

About these ads