Creciente ofensiva gubernamental contra bandas armadas en Siria


Creciente ofensiva gubernamental contra bandas armadas en Siria

Damasco, 4 jul (PL) Autoridades gubernamentales sirias incrementan hoy las acciones contra bandas armadas en momentos en que aumenta la campaña de medios occidentales sobre presuntas violaciones de los derechos humanos en este país.

Como parte de las acciones, en las provincias de Deier Ezzor y Alepo se registraron choques entre las fuerzas del orden y grupos armados.

En Deier Ezzor, al noreste del país, las autoridades causaron varias bajas y la destrucción de seis vehículos a una banda que se dedicaba a aterrorizar a la población con robos y actos de sabotajes en los barrios de al-Jbeliye y al-Arafe.

También en el barrio de Deal-Sinaa, fuerzas del orden ocuparon numerosas armas, incluyendo rifles, granadas, morteros y un gran número de artefactos explosivos listos para ser activados.

En Alepo, a 350 kilómetros al norte de Damasco, efectivos gubernamentales enfrentaron a una unidad armada que atacó las instalaciones de Omran en el municipio de Der Hafer.

Asimismo en Damasco Campo, en áreas en Mesraba, fueron heridos varios armados y otros detenidos durante una acción contra un escondite, donde fue ocupada gran cantidad de azúcar robada, 10 kilogramos de heroína y varias bombas.

También en áreas de la provincia de Idleb, a 320 kilómetros al norte de la capital, una banda armada secuestró a varias personas, incluidas mujeres y niños, en la localidad rural de Maarat Msarfin, mientras otra atacó barrios de la localidad de Salkin, e incendió algunas viviendas.

En la misma provincia, zapadores del Ejército Árabe Sirio desactivaron 10 bombas colocadas en diferentes zonas de la ciudad.

Mientras prosiguen los enfrentamientos, medios de prensa occidentales arreciaron su campaña contra las autoridades de Damasco al presentar diversos y variados informes, con fuentes parciales, sobre presuntas violaciones de los derechos humanos en las prisiones sirias.

La televisora estadounidense CNN abordó anoche el tema y, aunque no presentó pruebas palpables, incitó a la adopción de acciones contra este país, en lo que -según observadores-, es un intento de preparar a la opinión pública internacional para justificar una escalada de agresión contra el pueblo sirio.

La víspera el presidente Bashar al-Assad rechazó todo intento de interferencia externas en los asuntos de Siria y reiteró su disposición al diálogo dirigido por los sirios para resolver la crisis.

ocs/lb

About these ads